Articulo de Perez Reverte de esta semana

Nuestros libros favoritos, pasajes de la historia que nos apasionan y otros temas de interes cultural
Avatar de Usuario
Santiago Plaza
Administrador
Administrador
Mensajes: 6362
Registrado: Jue May 08, 2003 9:28 pm
STEAM: Jugador
Ubicación: Im Kessel von Stalingrad
Contactar:

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por Santiago Plaza » Vie Abr 13, 2012 11:30 am

Gracias por el aporte Patxi. :Ok:
Bien pudiera ser que nos estuvieran perdonando la vida momentaneamente más con ánimo de cobrársela de allá a poco. Con todo es siempre mejor rendir la vida el día de mañana que no de hoy..
Imagen

Ragnarok
Conscript - Gefreiter
Conscript - Gefreiter
Mensajes: 93
Registrado: Vie Sep 16, 2011 3:53 pm
STEAM: No Jugador

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por Ragnarok » Dom Abr 15, 2012 4:02 pm

Esto es lo que me encanta de Reverte, que entre tanto complejo nacional que tenemos, siempre encuentra episodios y anécdotas (cuando no batallas completas) en las que, al que se enfrenta a España, es a quien le sale el tiro "por el mocho del arcabuz" ...

¡¡No todo van a ser derrotas e incompetencias!!! :army:

Avatar de Usuario
Beren
Crack - Oberst
Crack - Oberst
Mensajes: 4592
Registrado: Sab Dic 27, 2003 1:16 pm
STEAM: No Jugador
Ubicación: Aviles, Asturias

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por Beren » Lun Abr 16, 2012 4:34 pm

Muy bueno, chapeau... de politica ya no habla?
Imagen

Avatar de Usuario
Von_Moltke
Crack - Major
Crack - Major
Mensajes: 1711
Registrado: Mar May 17, 2005 5:06 pm

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por Von_Moltke » Mar Abr 17, 2012 11:01 pm

Ragnarok escribió:Esto es lo que me encanta de Reverte, que entre tanto complejo nacional que tenemos, siempre encuentra episodios y anécdotas (cuando no batallas completas) en las que, al que se enfrenta a España, es a quien le sale el tiro "por el mocho del arcabuz" ...

¡¡No todo van a ser derrotas e incompetencias!!! :army:
Pues yo creo que habla más de derrotas dignas, generales incompetentes y bravos soldados, lo que tiene más valor.
En fin lo que ha sido siempre por parte de los perdedores, buscar sus héroes y que aquí está mal visto.
¡Dios que buen vasallo! ¡Si hobiese buen Señor!
Imagen

Avatar de Usuario
Patxi
Crack - Oberst
Crack - Oberst
Mensajes: 2774
Registrado: Dom Ago 28, 2005 10:45 pm
STEAM: No Jugador
Ubicación: Siberia

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por Patxi » Lun May 21, 2012 1:22 am

El marino que lloraba

Alguna vez he hablado aquí de remordimientos. De lo poco que se llevan en los últimos tiempos, si es que alguna vez se llevaron. De la facilidad con que nos fabricamos, en el acto, excusas útiles para ignorarlos. El estado del bienestar incluye eso, imagino. El bienestar personal a toda costa. El no sentirse responsable, o culpable, de nada. Pero no siempre es así. A veces, el daño infligido a otros sigue presente en nuestra memoria y nos acompaña hasta el final, obligándonos a mirarlo cara a cara. No sé ustedes, pero en mi archivo personal tengo algunos remordimientos, o estragos que tienen mucho que ver con ellos. Fueron muchos años pisando caminos raros y cristales rotos. Y ninguna supervivencia es impune, claro. Algunos, con eso, hacemos novelas. O escribimos artículos como éste.

Era un niño cuando conocí al primer hombre con remordimientos. Alguna vez he dicho -hay días, maldición, en que me parece haberlo dicho casi todo- que crecí entre marinos mercantes, escuchando sus historias de singladuras, temporales y puertos. O al menos las que mi madre les permitía contar delante de una criatura. De todos ellos, incluso más que los capitanes de petroleros amigos de mi padre, mi marino favorito fue siempre mi tío Antonio, capitán de la Trasmediterránea. Solía reunirse con sus dos más queridos amigos, compañeros desde la escuela de Náutica, con los que permaneció unido toda su vida, incluso cuando los tres ya mandaban barcos. Se llamaban Salvador y Ginés. Yo era una especie de sobrino honorario de todos ellos y me gustaban mucho las historias del mar, así que era frecuente que me sentase en su compañía, escuchando mientras fumaban paquetes enteros de Players, bebían café y vaciaban botellas de whisky con etiquetas espectaculares al tiempo que hablaban de amarres en Veracruz, guardias nocturnas en el estrecho de Malaca, temporales en el Atlántico Norte o peleas en los bares de Rotterdam. Eran marinos de verdad. Amos de su barco después de Dios, e incluso antes. Marinos de toda la vida.

Salvador era flaco y moreno, muy afectuoso conmigo, y tenía una hija pequeña de la que yo andaba enamoradísimo. Durante la Segunda Guerra Mundial, con apenas veinte años, Salvador había estado navegando como alumno en un mercante que fue torpedeado en el Atlántico por un submarino alemán. Imaginen el efecto que eso me causaba, y la avidez con que escuchaba el relato cuando la historia surgía de nuevo: el barco navegando sin luces en la noche, la guardia en el puente, el desconcierto tras el impacto del torpedo, los hombres saltando al agua entre las llamas, los supervivientes amontonados en un bote y una balsa, sucios de petróleo, temblando de frío, algunos de ellos heridos. Y los días que pasaron a la deriva, sin comida ni agua, hasta que tuvieron la suerte de ser rescatados.

Era en ese punto donde la historia de Salvador se volvía aún más dramática; y prueba de la impresión que me causó es lo perfectamente que la recuerdo, cincuenta años después, en todos sus detalles. Los supervivientes, como digo, se hacinaban en un bote; y los que no cabían en él, entre ellos varios hombres heridos, iban detrás, en una balsa de madera unida al bote por un cabo. Había una fuerte marejada, con mar que rompía a veces, y los tirones del cabo de la balsa remolcada en la popa del bote hacían que éste embarcase mucha agua, poniéndolo en peligro de hundirse. Se desató a bordo una violenta discusión entre los partidarios de cortar el cabo y dejar la balsa a su suerte, y los que se negaban a abandonar a los compañeros. Quedó la cosa en mantener la balsa a remolque; pero, durante la noche, alguien del bote cortó el cabo. Los despertaron a todos las llamadas de angustia de los hombres que quedaban atrás, a la deriva, gritando en la oscuridad. Sus voces apagándose poco a poco hasta que dejaron de oírse. Y luego, sólo el sonido de las olas, la negrura del mar y el silencio de los hombres callados en el bote. Fueron rescatados tres días más tarde por un destructor inglés; pero de la balsa y sus ocupantes, nunca más se supo.

Oí contar a Salvador tres o cuatro veces aquella historia, y recuerdo muy bien su voz quebrándose al llegar a ese momento del relato. Sus silencios intermitentes y su modo de inclinar un poco la cabeza, mirando con fijeza el cigarrillo que le humeaba entre los dedos o el contenido de su vaso de whisky. «¡No nos dejéis aquí!», decía, recordando las voces que se alejaban en la noche. «¡No nos dejéis aquí!», insistía como si aún escuchara aquellas palabras. Y mientras las repetía una y otra vez, se le llenaban los ojos de lágrimas.
Imagen
http://www.aitordelgado.com/

Avatar de Usuario
nadia911
Crack - Oberstleutnant
Crack - Oberstleutnant
Mensajes: 2454
Registrado: Mar Feb 02, 2010 4:11 am
STEAM: Jugador
Ubicación: En Melmac

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por nadia911 » Lun May 21, 2012 2:12 am

Gracias Patxi por traer tan buen relato.

Saludos

DAK_Von_Manteuffel
Support-PdL
Support-PdL
Mensajes: 1300
Registrado: Mar May 15, 2007 9:44 am
STEAM: No Jugador
Ubicación: Zaragoza(España)

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por DAK_Von_Manteuffel » Mar May 22, 2012 7:13 pm

:Ok: :Ok:
Imagen Imagen Imagen

El General que vence, siempre tiene razón

Avatar de Usuario
Patxi
Crack - Oberst
Crack - Oberst
Mensajes: 2774
Registrado: Dom Ago 28, 2005 10:45 pm
STEAM: No Jugador
Ubicación: Siberia

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por Patxi » Lun Oct 08, 2012 2:45 am

Otra joyita de nuestra Historia, contada por el señor Reverte:

Cuartos de final en Goes

Me pide la afición otro de esos episodios históricos que cuento de vez en cuando, más que nada porque casi nadie habla de ellos. Bien mirado, si nos agrada que nuestras selecciones y equipos ganen partidos de fútbol, carreras ciclistas y medallas olímpicas, y recordamos con entusiasmo el gol de Zarra o el tour de Bahamontes, no veo por qué hemos de ignorar otra clase de confrontaciones y campeonatos donde nuestros paisanos, durante siglos, se estuvieron jugando algo más que una final de copa. A fin de cuentas, por poco que nos guste aquella España y lo que tenía dentro, los jugadores del equipo eran los nuestros. Tatarabuelos y gente así. Con nuestra camiseta.

Esta vez le toca al socorro de Goes, cuyo 440 aniversario se cumplirá el 20 de este mes. Corría el año 1572, y las provincias holandesas afirmaban su rebelión contra una España que, como de costumbre, luchaba sola contra medio mundo. Ocho mil soldados holandeses reforzados por los habituales ingleses, protestantes alemanes y hugonotes franceses, cercaban el pequeño enclave de Goes, entre las bocas del Escalda, donde cuatrocientos españoles aguantaban como podían, dientes apretados, esperando socorro. Correspondía éste a un ejército enviado por el duque de Alba, bajo el mando de don Sancho Dávila y el maestre de campo Cristóbal de Mondragón, que se había visto detenido por falta de embarcaciones y la solidez de la defensa enemiga. Goes iba a quedar abandonada a su suerte; y la guarnición española, mandada por un duro capitán llamado Isidro Pacheco que tenía orden de no rendirse ni harto de vino, sería pasada a cuchillo. La suerte parecía echada. Y entonces, a alguien se le ocurrió un plan.

Había un vado, contaron algunos pescadores. Un paso de tres leguas y media: diecisiete kilómetros que la marea baja descubría durante unas horas hasta la altura del pecho de un hombre. Echándole hígados al asunto, entre dos mareas podía intentarse cruzar de noche por ahí; con el peligro de que si quienes lo hicieran se retrasaban o quedaban atrapados en el fango, los pillaría la creciente y se ahogarían todos. Pero, como se decía entonces, no se pescaban peces a bragas enjutas; así que el maestre de campo Mondragón, un correoso veterano de los tiempos de Carlos V, las campañas de Italia, Túnez y Alemania, dispuso una fuerza de 2.500 españoles de los tercios viejos, reforzados por valones y tudescos. Luego los hizo formar en la playa al atardecer, y llamándolos «compañeros míos» -funesto halago que al soldado español siempre le anunciaba escabechina segura- largó un discurso con tres argumentos básicos: que él iba a ir delante dando ejemplo, que si no cruzaban rápido y en silencio se ahogarían todos, y que una vez al otro lado no iban a dejar un puto hereje vivo. Luego le dijo al capellán que diera a todos la absolución preventiva, por si las moscas. Y mientras la tropa se persignaba y blasfemaba por lo bajini, el maestre de campo se quitó la botas y se metió el primero en el agua.

La verdad es que fue admirable. Imaginen a dos mil quinientos tíos, la mayor parte morenos y bajitos -había entre ellos muchos arcabuceros vascos, por cierto-, protestando de todo, agarrados unos a otros para que no se los llevara el agua, con la marea por el pecho, llevando en alto los saquetes de pólvora, el pedernal y las mechas en la punta de picas y arcabuces. Diecisiete kilómetros de noche, chapoteando a oscuras, mojados hasta la barba, heridos los pies descalzos en las piedras y cascajos, fatigados por lo pegadizo del fango. Sintiendo subir poco a poco la marea mientras se preguntaban qué puñetas estaban haciendo allí, de noche y a remojo, en vez de estar pidiendo limosna como señores en la puerta de una iglesia de Talavera, Hernani o Sevilla. Pero hubo suerte: sólo se ahogaron nueve. Los menos altos.

Y ahora imaginen la escena. La mala hostia con que esas criaturas llegaron a la orilla. Esa luz gris y sucia del amanecer. Esos holandeses e ingleses que de pronto ven asomar a dos millares y medio de homicidas barbudos, sucios de barro, con ojos de locos y unas ganas desaforadas de quitarse el frío degollando a mansalva. Y claro. Por mucho que corrieron hacia sus embarcaciones, no les dio tiempo a todos. A pirarse. He buscado cantidades exactas: Fernández Duro habla de dos mil palmados y Bentivoglio se limita a decir «mataron muchos». La cifra más creíble son 800 holandeses e ingleses pasados por la piedra, entre los acuchillados y los que se ahogaron intentando salvarse. Y oigan. Parece un resultado más bien sangriento para cuartos de final. Tampoco estaba allí Manolo el del bombo, ni Iker Casillas con arcabuz. Pero qué quieren que les diga. Eran otras ligas. Eran otros tiempos.
Imagen
http://www.aitordelgado.com/

Avatar de Usuario
nadia911
Crack - Oberstleutnant
Crack - Oberstleutnant
Mensajes: 2454
Registrado: Mar Feb 02, 2010 4:11 am
STEAM: Jugador
Ubicación: En Melmac

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por nadia911 » Lun Oct 08, 2012 3:22 am

Excelente, como siempre :Ok:

Avatar de Usuario
Spock
Regular - Feldwebel
Regular - Feldwebel
Mensajes: 571
Registrado: Mar Oct 17, 2006 8:17 am

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por Spock » Lun Oct 08, 2012 8:35 am

Curioso... Lo que no entiendo es, si aún con la marea baja había agua en el vado, como no intentaron cruzar con botes: más rápido, menos cansado y menos peligroso. Algun motivo habría, supongo.
Imagen

Avatar de Usuario
Leta
Moderador
Moderador
Mensajes: 6950
Registrado: Mar Jul 01, 2003 9:41 am
STEAM: Jugador
Ubicación: En mi trinchera

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por Leta » Lun Oct 08, 2012 9:14 am

Spock escribió:Curioso... Lo que no entiendo es, si aún con la marea baja había agua en el vado, como no intentaron cruzar con botes: más rápido, menos cansado y menos peligroso. Algun motivo habría, supongo.
Te lo dice al principio del artículo:
...un ejército enviado por el duque de Alba, bajo el mando de don Sancho Dávila y el maestre de campo Cristóbal de Mondragón, que se había visto detenido por falta de embarcaciones...
Escucha el podcast de PDL !
http://www.ivoox.com/escuchar-audios-pdl-wargames_al_4216917_1.html
ImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Spock
Regular - Feldwebel
Regular - Feldwebel
Mensajes: 571
Registrado: Mar Oct 17, 2006 8:17 am

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por Spock » Lun Oct 08, 2012 9:31 am

Gracias Leta. Vaya lectura en profundidad, la mía. :oops: Ya decía yo... Esto me pasa por postear antes de los dos cafes mañaneros...
Imagen

Bandura
Crack - Oberst
Crack - Oberst
Mensajes: 3182
Registrado: Lun Ene 26, 2004 7:04 pm
STEAM: Jugador
Ubicación: En las faldas del Teide

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por Bandura » Lun Oct 08, 2012 9:04 pm

Muy buena :Ok:
Imagen

Avatar de Usuario
losepas
Regular - Unteroffizier
Regular - Unteroffizier
Mensajes: 308
Registrado: Lun Jul 12, 2004 7:06 pm
STEAM: Jugador
Ubicación: En el parque de Monteleón, junto a Daoíz y Velarde...

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por losepas » Lun Oct 08, 2012 9:30 pm

Muy buenos. Gracias por traerlo a estos lares. Nuestra infantería, hecha de españolitos de a pie.

Me recuerda esta cita:

''Si en el frente os encontráis a un soldado mal afeitado, sucio, con las botas rotas y el uniforme desabrochado, cuadraos ante él, es un héroe, es un español" (General de artillería Jurgens. Comandante General del XXXVIII Cuerpo de Ejército)
Se dice que el deber del soldado es morir por su patria.No es así. Su deber es procurar que el soldado enemigo muera por la suya.GOLDBERG, David

Avatar de Usuario
Patxi
Crack - Oberst
Crack - Oberst
Mensajes: 2774
Registrado: Dom Ago 28, 2005 10:45 pm
STEAM: No Jugador
Ubicación: Siberia

Re: Articulo de Perez Reverte de esta semana

Mensaje por Patxi » Lun Oct 08, 2012 11:07 pm

Por si quereis escuchar en el coche o en el transporte urbano algo sobre el tema, aqui os dejo un podcast de Histocast sobre los Tercios:

http://www.histocast.com/podcasts/histo ... e-flandes/
Imagen
http://www.aitordelgado.com/

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 6 invitados