Catástrofes de un erróneo sistema de Mando y Control

Nuestros libros favoritos, pasajes de la historia que nos apasionan y otros temas de interes cultural
Responder
Avatar de Usuario
PapaX3
Conscript - Obergefreiter
Conscript - Obergefreiter
Mensajes: 218
Registrado: Mié Ene 13, 2016 10:44 pm
STEAM: Jugador

Catástrofes de un erróneo sistema de Mando y Control

Mensaje por PapaX3 » Dom Abr 15, 2018 10:38 am

Hola.

Ya he comentado que estoy releyendo las “Memorias de la Segunda Guerra Mundial", escritas por Winston Churchill. Hace años yo no era partidario de releer libros, dadas las ingentes cantidades que quedan por leer. Pero visto que me voy a ir de este planeta mundo (que dijo el padre de Elizabeth Doolittle) sin disfrutar de la inmensa mayoría, he decidido regodearme en los que me gustaron y darles un segundo o incluso tercer repaso. Y así he vuelto a leer “El Quijote”, “Guerra y Paz”, “Los Papeles Póstumos del Club Pickwick” y otros de los que tenía gratísimos recuerdos. Ha sido un acierto, porque con el paso de los años mi mentalidad ha evolucionado y aprecio cosas que antes pasaban desapercibidas. Además, ahora que tenemos Internet, puedo profundizar sin el menor esfuerzo en cualquier detalle que se me ocurra o llame mi atención ¡Que maravilla esto de Internet!

Bueno, entremos en materia. No hace mucho, escribí un post en el que decía que británicos y norteamericanos sabían que estaban lanzado a la guerra al Japón. Lo que no podían ni imaginarse fue la “serie interminable de catastróficas desdichas” que los japoneses iban a causarles en los primeros meses de la guerra. Si lo llegan a imaginar, probablemente no habrían estado tan prepotentes ni los hubieran provocado de esa forma.

Según prosigo la lectura de estas Memorias, que es interesantísima, me ratifico en este criterio ¡Menuda la que les dieron los japoneses a los Aliados, sobre todo a los británicos! En la campaña de Malasia y Singapur los derrotaron en toda la línea y mataron, hirieron y capturaron 145.700 soldados. Y en Birmania perdieron 43.500 soldados más. Pero es que a los norteamericanos les mataron, hirieron y capturaron unos 146.000 en Filipinas. Entre unos y otros, un Dunquerque asiático, pero del que no escaparon. Además de perder hombres, buques, aviones y territorios, Churchill, viendo la tormenta política que se le venía encima por los desastres y recriminaciones de los Dominios, tuvo que someterse a un voto de confianza en el Parlamento, que ganó sobradamente porque era el hombre que Gran Bretaña necesitaba en ese momento. Además, el premier británico siempre podía decir (y en alguna ocasión lo hizo): “Ya lo advertí, y no se me hizo caso. Así de mal me he encontrado el patio cuando he tomado las riendas. Pero aquí estoy para lo que haga falta”. Con esto callaba a cualquiera, sobre todo si había estado en la política antes de su llegada al poder y no había hecho ni la mitad que él para prevenir la catástrofe.

Lo dicho. Estoy convencido que de sospechar ligeramente toda esta “serie interminable de catastróficas desdichas”, hubiera dejado que los japoneses se merendaran China, Siam y Mongolia Exterior… ¡Mucho le importó la hambruna que causó en la India cuando siguió las recomendaciones de Lindemann! Claro que si para atraer a los Estados Unidos a la guerra había que soportar todo esto, no un Singapur, sino siete le hubiera dado a los japoneses. Quiero decir que si Churchill hubiera podido ver el futuro del año 1942, probablemente habría razonado así: “Por provocar así a los japoneses, entre unos y otros vamos a tener cerca de 400.000 bajas, pero Estados Unidos entrará en la guerra a nuestro lado. Habrá que sacrificarlas”. No olvidemos que era un hombre de ideas claras.

A todo esto, cabe preguntarse porqué fue tan deficiente el ejército británico en estos años iniciales de la guerra. Intuyo que no era el soldado el deficiente, sino sus oficiales y, sobre todo, el sistema de mando ¿Por qué? Porque tenían un sistema en el que los individualismos pesaban mucho, igual que todo en la vida de las sociedades tipo anglo. Esto, que estructura una sociedad civil en base a la confianza de que cada individuo sea responsable, y que esa responsabilidad le acicatará a esforzarse por el beneficio común, tal vez es demasiado arriesgada para ser la base de un sistema de mando y control militar. Por este principio, tal vez no se ejercía suficiente presión sobre los subordinados para que se rompieran la cara tanto durante los periodos de calma como durante el combate, como se la partían los alemanes y, no digamos, los japoneses. Eran unos mandos que actuaban bastante libremente, sin apenas control, y que lo basaban todo en la superioridad numérica y tecnológica. Si uno de estos dos pilares fallaba, el sistema se derrumbaba. Auchinleck justifica así las derrotas que Rommel le impuso a su vuelta, tras “Crusader”: “Muy a pesar mío véome obligado a llegar a la conclusión de que para hacer frente a las fuerzas blindadas alemanas con una esperanza razonable de éxito decisivo, tal como nuestras fuerzas blindadas se encuentran actualmente equipadas, organizadas y mandadas, debemos contar con una superioridad de dos a uno” (Pág 51 de “El Gozne del destino”) ¡Dos a uno! ¡Ahí es nada!

Claro que Winston no se traga las explicaciones de su general, y escribe: “Cuando recordamos el dinero, el tiempo y el trabajo que cuesta la creación de una entidad como una división blindada, con todos sus mecánicos expertos y sus hombres adiestrados, el esfuerzo que exigía su transporte por la ruta de El Cabo, los muchos preparativos que había que hacer para alinearla en la batalla, resulta ciertamente penoso ver el fruto de tantos desvelos miserablemente malbaratados por culpa de tan desquiciado régimen de mando. Pero estas reflexiones son todavía más dolorosas cuando se contrasta nuestro fracaso con lo que los alemanes lograron ganar pese al hecho de estar alejados cuatrocientas millas de su base de Trípoli. Pero la nación británica, al bucear en estas cuestiones, no debe dejarse inducir en el error de pensar que la inferioridad técnica de nuestros tanques fuera la única causa de tan considerable y trascendental revés” (Pág. 53 del libro antes citado). No creamos que, pese a todo, el sistema mejoró mucho con el tiempo. Exactamente la misma proporción de fuerzas que pedía Auchinleck, o superior, exigió Montgómery antes de atacar en El Alamein. Pero esta vez el panorama había cambiado sustancialmente, pues los norteamericanos ya estaban en guerra y proporcionando muchísimas tropas y armamento, lo que daba mucho más margen a los británicos para hacer las concentraciones que exigía Monty. Si no hubiera sido por esto, no hubiera habido mucha diferencia entre él y Wavell o Auchinleck.

Churchill era un pelmazo con sus continuos mensajes. Pero es que poco a poco iba siendo consciente de que el sistema de mando y control fallaba, y procuraba suplirlo con su constante verborrea. Cuando se enteró que Singapur no tenía defensa alguna en la zona de tierra, la que da al canal, se quedó estupefacto, y escribió (Pág. 71, Ídem anterior): “Todo cuanto yo había visto y leído sobre la guerra, me había inducido a formarme la convicción de que, habida cuenta de la capacidad y potencia de fuego de las armas modernas, pocas semanas bastan para crear fuertes defensas de campaña, así como para limitar y canalizar el frente de ataque enemigo a base de campos de minas y otros sistemas obstructivos. Además, nunca había entrado en mi cabeza que Singapur careciese de un cinturón de fortines destacados de carácter permanente con los que proteger la retaguardia de la famosa fortaleza. No cierto a comprender cómo pudo ocurrir que yo ignorase todo esto. Pero al parecer ninguno de los oficiales que a la sazón se encontraban sobre el terreno ni ninguno de mis consejeros militares de profesión se dieron cuenta de tan atroz vacío. Sea como quiera, nadie jamás me lo señaló, ni siquiera los que veían mis telegramas basados en la falsa suposición de que la toma de Singapur exigía un previo sitio en toda regla… No escribo esto para intentar excusarme de un modo u otro. Debí saberlo todo. Mis consejeros debieron saberlo y debieron habérmelo comunicado, y yo debería haberles preguntado. Pero la razón por la que no pregunté sobre esta cuestión, entre los miles de preguntas que hice, fue que la posibilidad de que Singapur careciera de defensas terrestres jamás había entrado en mi mente, como jamás entraría la idea de lanzar al mar, pongamos por caso, un acorazado que careciese de fondo.” No es totalmente cierto que nadie propusiese construir defensas. Hubo quien, viendo la que les caía encima, propuso al general Percival, Comandante en Jefe de Singapur, construirlas. Pero Percival dijo que “las defensas afectaban negativamente a la moral” ¡Si sería cretino! Pero no toda la culpa es de este desgraciado. La política de distribución de armamentos y recursos era exclusiva responsabilidad de los Primeros Ministros del Gobierno. Ellos fueron los que aceptaron la defensa de Singapur en premisas erróneas y los que dieron prioridad a otros destinos del armamento y recursos que deberían haber ido a este punto del imperio. El memorando del general Pownall, que figura en el apéndice C (pág 561 del mismo texto), atestigua lo que digo.

El sistema de “sugerencias” de Churchill responde igualmente a esta forma social muy británica en la que el individuo tiene libertad para llevar a cabo sus tareas y sería impropio someterlo a controles, o a consejos de guerra posteriores que ya no van a solucionar la papeleta. Cuando lo cumple, miel sobre hojuelas, pero cuando no, viene la catástrofe. Cuando leo estas derrotas, investigo cómo acaban sus vidas los generales o políticos que las ocasionaron ¿Creen ustedes que fueron recriminados, procesados o apartados del mando? ¡Pues no señor! Y encima Percival, como si fuera un héroe, estaba detrás de Mac Arthur cuando Japón firmó la rendición. Cierto que estaba junto al general norteamericano Wainwright, el que se rindió en Filipinas. Pero a este era lo menos que se le podía dar, tras largarse Mac Arthur en un submarino y dejarle el marrón.

Volviendo a lo antes expuesto, minusvaloraron la potencia y eficacia del Japón y jamás se imaginaron la que les iba a caer.

Eso sí, vengativos con sus enemigos sí que fueron. Ahorcaron al General Yamashita, que fue el que derrotó a Percival en Singapur, por “crímenes de guerra” cometidos por sus subordinados. Por cierto, que la legislación norteamericana no prescribía la responsabilidad en el mando si un subordinado hacía barbaridades, y así lo expuso su defensor, el abogado Harry E. Clarke: “The Accused is not charged with having done something or having failed to do something, but solely with having been something....American jurisprudence recognizes no such principle so far as its own military personnel are concerned....No one would even suggest that the Commanding General of an American occupational force becomes a criminal every time an American soldier violates the law....one man is not held to answer for the crime of another”. (TRADUCCIÓN: No se imputa al acusado haber hecho o dejado de hacer algo, sino de haber sido (el comandante)… La jurisprudencia norteamericana no reconoce este principio en lo que atañe a su propio personal militar… Nadie podría siquiera sugerir que el Comandante en jefe de una fuerza de ocupación fuera un criminal de guerra cada vez que un soldado norteamericano violase la ley… no se puede inculpar a un hombre el crimen de otro”)

No importó; lo ahorcaron y dijeron que así sentaban jurisprudencia… ¿Sí? ¡Y una porra! ¿Acaso condenaron al Comandante Supremo Norteamericano en Vietnam cuando la masacre de My Lay? ¡Venga ya, que se os ve el plumero! Ya lo dijo Breno: “¡Ay de los vencidos!”

Saludos

Avatar de Usuario
Stratos
Crack - Oberst
Crack - Oberst
Mensajes: 3137
Registrado: Mar Nov 23, 2004 9:41 am
STEAM: Jugador
Ubicación: Amposta

Re: Catástrofes de un erróneo sistema de Mando y Control

Mensaje por Stratos » Mar Abr 24, 2018 9:59 am

Interesantes apuntes!!
-Los pilotos de caza hacen películas.
-Los de ataque hacen historia!

Imagen

Avatar de Usuario
Gonzalo
Crack - Oberstleutnant
Crack - Oberstleutnant
Mensajes: 1957
Registrado: Jue Sep 29, 2011 6:53 pm
STEAM: No Jugador
Ubicación: Hunde,wollt ihr ewig leben??

Re: Catástrofes de un erróneo sistema de Mando y Control

Mensaje por Gonzalo » Mar Abr 24, 2018 1:57 pm

Interesantes reflexiones pero no comparto, segun creo entender, que el ejercito britanico pecase de individualismo y libertad para la iniciativa de mandos de todo nivel. En absoluto. Todos esos fallos que comentas y arrastraron toda la guerra y mas alla vienen de su excesiva rigidez, falta de iniciativa y falta de asumir responsabilidad el mando sobre el terreno. Se limitaban a doctrina y hacer lo mandado.A diferencia de los alemanes y su aufstragtaktik, instrucciones en plan general y el mando sobre el terreno decide,a cualquier nivel. Hitler lo intento suprimir a nivel alto y de ahi descendiendo hasta nivel division y mucho menos....
Y en eso se diferenciaban, desde un siglo antes, de los alemanes que siempre primaron la iniciativa individual a cualquier nivel. Si un cabo tiene que tomar el mando de la compañia lo TIENE que tomar y se espera que ejerza la iniciativa. En parte por eso el exito a nivel tactico.
Los anglosajones son los cabezas cuadradas, en especial los ingleses. En esto muy parecidos militarmente a rusos y japoneses.
Es mi opinion pero creo que infinidad de autores lo han expuesto asi ya en multitud de ocasiones.
Un saludo

Avatar de Usuario
marko
Conscript - Gefreiter
Conscript - Gefreiter
Mensajes: 55
Registrado: Mié May 11, 2016 10:54 pm
STEAM: Jugador

Re: Catástrofes de un erróneo sistema de Mando y Control

Mensaje por marko » Mar Abr 24, 2018 5:30 pm

Gonzalo escribió:
Mar Abr 24, 2018 1:57 pm
Interesantes reflexiones pero no comparto, segun creo entender, que el ejercito britanico pecase de individualismo y libertad para la iniciativa de mandos de todo nivel. En absoluto. Todos esos fallos que comentas y arrastraron toda la guerra y mas alla vienen de su excesiva rigidez, falta de iniciativa y falta de asumir responsabilidad el mando sobre el terreno. Se limitaban a doctrina y hacer lo mandado.A diferencia de los alemanes y su aufstragtaktik, instrucciones en plan general y el mando sobre el terreno decide,a cualquier nivel. Hitler lo intento suprimir a nivel alto y de ahi descendiendo hasta nivel division y mucho menos....
Y en eso se diferenciaban, desde un siglo antes, de los alemanes que siempre primaron la iniciativa individual a cualquier nivel. Si un cabo tiene que tomar el mando de la compañia lo TIENE que tomar y se espera que ejerza la iniciativa. En parte por eso el exito a nivel tactico.
Los anglosajones son los cabezas cuadradas, en especial los ingleses. En esto muy parecidos militarmente a rusos y japoneses.
Es mi opinion pero creo que infinidad de autores lo han expuesto asi ya en multitud de ocasiones.
Un saludo
Concuerdo, la posición de PM de Churchill le daba un poder muy limitado en comparación con el de Hitler, los Chiefs of Staff eran los que dictaminaban las principales decisiones de guerra a nivel operacional y estrategico. Roosevelt decia de Churchill que de 10 ideas suyas, 9 eran pesimas pero 1 era tan brillante que suplia las demas. Precisamente, el filtro que tenia al ser un país democratico y rigido en sus procesos fue lo que permitio el avance continuo, que impedia que sus ideas como el portaaviones hecho de hielo se desarrollara, pero también permitía que otras ideas como la manipulación de medios y el espionaje a EEUU para su entrada a la guerra, si llegara a aplicarse.

Adicionalmente, en el plano tactico, los britanicos se caracterizaron por ser muy estrictos en su desarrollo tactico y los tiempos establecidos, como se ve en los errores de decisión en Market Garden (el detener el XXX Corps la primera noche del 17 y no hacer un push a Arnhem cuando con los Tanques de la Guardia cuando se tomo el puente de Nijmegen el 19).
If you find yourself in a fair fight, you didn't plan your mission properly
<Si te encuentras en una pelea justa, es porque no planeaste la misión adecuadamente>

- David Hackworth

Avatar de Usuario
PapaX3
Conscript - Obergefreiter
Conscript - Obergefreiter
Mensajes: 218
Registrado: Mié Ene 13, 2016 10:44 pm
STEAM: Jugador

Re: Catástrofes de un erróneo sistema de Mando y Control

Mensaje por PapaX3 » Mié Abr 25, 2018 7:01 am

Hola.

Contesto a Gonzalo, con quien comparto algunos de sus razonamientos. Tal vez no me he sabido explicar bien. Yo no digo que los mandos ingleses hicieran lo que les diera la gana, ni mucho menos. Lógicamente seguirían instrucciones reglamentadas y manuales de combate. Pero sí que me parece que, aparte de cumplir lo estrictamente necesario, deberían haber hecho algo más, aunque ello conllevara riesgos no especificados en los manuales. Por eso digo que deberían haberse “roto la cara” en más ocasiones, aunque les pareciera que sus reglamentos no les exigían esos sacrificios. Esto es, mostrar el espíritu que prescriben las Reales Ordenanzas de Carlos III para sus oficiales: “…el contentarse regularmente con hacer lo preciso de su deber, sin que su propia voluntad adelante cosa alguna…”. Aunque sean unas Ordenanzas españolas, el sentido común de esta norma creo que es de aplicación a cualquier jefe con mando sobre tropas. Los hubo que lo hicieron, que pusieron en marcha su iniciativa con un éxito que sorprendió incluso a ellos mismos, y que luego fueron alabados por ello, como por ejemplo cuando el general Freyberg sacó a la División Neozelandesa del apuro en que la sometió el avance del Áfrika Korp tras la batalla de Gazala y la toma de Tobruk. Éste es un ejemplo donde un jefe pone en acción su iniciativa y decide, con éxito, seguir luchando, y saca del apuro a sus hombres. Este carácter, esta entereza es lo que Winston Churchill parece pedir a sus generales, y no que se rindieran en cuanto les venían mal dadas. No conozco el detalle de los manuales británicos de esa época, pero apostaría que no dedican ningún capítulo a especificar cuándo puede uno rendirse y cuándo no, aunque… ¡sabe Dios!

Coincido con Gonzalo en la rigidez del sistema de mando británico. En el libro “Historia de la Incompetencia Militar”, de Geoffrey Regan, en el capítulo que dedica a los abastecimientos ingleses durante en la Guerra de Crimea (“El Comisariado y la guerra de Crimea”, pág. 259 y ss.), se cuenta el asombroso absurdo al que había llegado Gran Bretaña en asuntos logísticos. Si tenéis ocasión, leedlo y ya me diréis. Esta rigidez viene desde antiguo, y el mismo duque de Wellington la tuvo que padecer soportando la incompetencia de su jefe logístico, que le ocasionó no pocos padecimientos y bajas durante la retirada de Burgos en noviembre de 1812, y a quien no podía destituir precisamente por la rigidez del sistema. Y muchos de los desastres que los británicos sufrieron durante la Guerra de los Boers también se sustentaron en ello. La lista es interminable.

En fin, principalmente lo que critico no es tanto conductas, que tal vez pudieran estar justificadas en las normas establecidas, sino, simple y llanamente, que rara vez se investigaran estas situaciones, sobre todo en casos de generales de alto rango, y se pidieran responsabilidades. Un general en jefe (un político uniformado, no lo olvidemos), no puede escudar su ineptitud en reglamentos.

Respecto a los comportamientos de los anglosajones, yo diferenciaría al menos entre ingleses y norteamericanos. Puede que los primeros fueran más “cabeza cuadrada”, pero los norteamericanos siempre me han parecido un pueblo muy pragmático. A diferencia de los japoneses, por ejemplo, que consideraban que los pilotos de aviones eran una élite, los norteamericanos no tuvieron el menor inconveniente en formar a todo bicho viviente con un mínimo de facultades aeronáuticas, y así pudieron tener siempre pilotos de reserva para cubrir bajas, cosa en la que los japoneses fallaron estrepitosamente hasta que fue demasiado tarde. Pero sí, tiene razón Gonzalo al calificar de “cabezas cuadradas” a los ingleses. Cuando Churchill dijo en el Parlamento que Rommel era un magnífico general, hubo algunos que se indignaron. En sus Memorias de la IIGM, Churchill escribe (“El Gozne del Destino”, pág. 93): “Mi alusión a Rommel pasó bastante bien en aquellos momentos. Después oí decir que algunas personas se habían escandalizado. Según ellos a ningún jefe enemigo se le debía reconocer cualidad alguna. Esa cerrilidad es un rasgo harto conocido de la naturaleza humana, pero es contrario al espíritu con el que hay que ganar las guerras o establecer una paz duradera”.

Efectivamente, Marko, Winston Churchill, aun siendo el Primer Ministro, tenía menos libertad de acción que los dictadores que tenía enfrente o al lado. Pero no creamos que estaba tan limitado. Cuando en 1942 fue sometido a un voto de confianza, escribió (“El Gozne del Destino”, pág. 119): “Yo estaba firmemente resuelto a conservar mis plenos poderes para la dirección de la guerra. Estos poderes no podían ejercerse más que combinando las funciones de Primer Ministro con las de ministro de Defensa. A menudo se tropieza con más dificultades y hay que pensar más venciendo la oposición y coordinando pareceres divergentes y antagónicos que cuando uno tiene el derecho de tomar las decisiones uno mismo. Era esencial que en la cúspide hubiera un solo cerebro presidiendo todo el campo, fielmente ayudado y asesorado, pero no dividido en su integridad. Desde luego, yo no hubiera continuado ni una sola hora como Primer Ministro si me hubiera visto despojado del cargo de ministro de Defensa. El hecho de que esta actitud fuera notoria, contribuyó a invalidar todas las recusaciones, incluso en las condiciones más desfavorables, y muchas sugestiones de comités bien intencionados y otras formas de actuación impersonal, se desplomaron, en consecuencia, por su propio peso. Debo hacer constar mi gratitud a cuantos me ayudaron a triunfar.”

De hecho, su influencia en el Comité de Jefes de Estado Mayor fue muy grande y pocos pasos dieron sin que él interviniese o diera su consentimiento.

Agradezco a los corresponsales sus aportaciones a este hilo, que indudablemente enriquecen con sus comentarios.

Saludos
Última edición por PapaX3 el Jue Abr 26, 2018 7:37 am, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
marko
Conscript - Gefreiter
Conscript - Gefreiter
Mensajes: 55
Registrado: Mié May 11, 2016 10:54 pm
STEAM: Jugador

Re: Catástrofes de un erróneo sistema de Mando y Control

Mensaje por marko » Mié Abr 25, 2018 10:49 pm

Interesante ese parrafo que señalas, no se si alguien haya hecho un comparativo de las acciones directas de Churchill que alargaron o acortaron la guerra, como ocurre en muchas ocasiones con Hitler (acorto la guerra al invadir Rusia, alargo la guerra al rehusarse a ceder terreno, etc.). Algo como acorto la guerra al promover el escenario mediterraneo en lugar del seguramente fallido asalto a Europa en 1942 que querian hacer los gringos y alargo la guerra al mantener la rendición incondicional. Cosas de ese tipo.
If you find yourself in a fair fight, you didn't plan your mission properly
<Si te encuentras en una pelea justa, es porque no planeaste la misión adecuadamente>

- David Hackworth

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 5 invitados