Campaña para CMBN: Dunkerque 1944

II Guerra mundial: CMBN CMFI CMRT CMFB
Guerra moderna:CMSF CMBS
Yoye101
Conscript - Gefreiter
Conscript - Gefreiter
Mensajes: 7
Registrado: 17 Sep 2011, 19:54
STEAM: Jugador
Contactar:

Re: Campaña para CMBN: Dunkerque 1944

Mensaje por Yoye101 »

Aqui un aliado!
Avatar de Usuario
d0snu
Regular - Oberfeldwebel
Regular - Oberfeldwebel
Mensajes: 606
Registrado: 15 Jun 2004, 22:38
STEAM: Jugador
Ubicación: Cantabria

Re: Campaña para CMBN: Dunkerque 1944

Mensaje por d0snu »

Patxi escribió:
17 Oct 2020, 19:03
Ya he acabado el mapa. Yujuuuu. 8) Si me haceis el favor de iros presentando (por aquí o por el correo que os he escrito) para ver quienes están todavía activos para jugar la batalla y hacer las compras en consonancia, pues me ahorraríais un trabajo de iros despertando uno a uno del letargo que me ha llevado hacer el dichoso mapa.

Tengo todavía pendientes hacer las compras pero eso lo dejo hasta que no vea quienes van a ser de la partida. Tranquis que dejo un margen generoso para el alistamiento. Una semanita, más o menos. Ya sabeis, tranquilidad marca de la casa.... :wink:
Así de paso me curro los informes aunque ya los tengo bastante perfilados.
Presente!!..... :x

:army:
Imagen
Para Vivir asi, vale mas no morir.
Duke
Conscript - Gefreiter
Conscript - Gefreiter
Mensajes: 1
Registrado: 02 Jul 2011, 15:53
STEAM: Jugador

Re: Campaña para CMBN: Dunkerque 1944

Mensaje por Duke »

Aquí dispuestos para lo que haga falta!
Avatar de Usuario
Patxi
Support-PdL
Support-PdL
Mensajes: 3300
Registrado: 28 Ago 2005, 22:45
STEAM: No Jugador
Ubicación: Siberia

Re: Campaña para CMBN: Dunkerque 1944

Mensaje por Patxi »

Dios bendiga a América.... Se me humedecen los ojos al ver el entusiasmo de la infantería. La fiel y sufrida infantería. :cry:
Imagen
Imagen
http://www.aitordelgado.com/
Avatar de Usuario
Patxi
Support-PdL
Support-PdL
Mensajes: 3300
Registrado: 28 Ago 2005, 22:45
STEAM: No Jugador
Ubicación: Siberia

Re: Campaña para CMBN: Dunkerque 1944

Mensaje por Patxi »

Alrededores de Roucamps (Normandia), medianoche del dia 22 de Junio
Cuatro infantes se arremolinan junto al blindado. La tripulación del mismo ha improvisado un pequeño techo con unos maderos y unos tablones apolillados para terminar de arreglar la maldita cadena, sin acabar completamente empapados por el sudor y la pertinaz lluvia que llevaba cayéndoles encima desde hacía ya varias horas.

Bajo esta techumbre, los cuatro soldados aprovechan para compartir un par de cigarrillos protegidos del aguacero que apaga toda lumbre que se haga en campo abierto. Todos observaban, sin pronunciar palabra, al carrista golpeando esforzadamente con una pesada maza el último de los pernos que se resistía a entrar del todo. Uno de los infantes, armado con un fusil Sprinfield con mira telescópica, rompe el silencio y el carrista, agotado, aprovecha para descansar un rato mientras le da una calada al pitillo que le alarga:
-La primera vez que me encontré con civiles franceses fue el mismo día D, cuando avanzamos desde la playa. Había algunos civiles parados a lo largo del camino. Repartían bebida a los soldados. Primero me ofrecieron un vaso de vino. Y bebí. Después me ofrecieron otro vaso y me lo bebí de un trago sin saber que era cognac. Noté que me subía hasta los ojos. Ya sabéis lo fuerte que es el cognac….-se quedó unos minutos pensativo, rememorando aquel momento de nuevo.
Imagen
Cuando volvió a la realidad, continuó con la historia.
-Les pregunté a ver qué era eso que había en el vaso.
-Es cognac –me respodieron. El soldado añadió:
-En Normandia hacen el mejor cognac de Europa. Esa fue la primera vez que lo probé.
Imagen
Volvió a enfocar sus pupilas en un punto fijo, volviendo a sumergirse en sus pensamientos.Al cabo de unos segundos, sin levantar su vista de aquel punto lejano, musitó:
-Echo de menos aquel vaso de cognac que probé el 6 de Junio.
Imagen
Se volvió a hacer el silencio. Hacía ya mucho que las carreteras y los pueblos se habían vuelto solitarios. Silenciosos. Fantasmales. Los paisanos que se topaban por el camino eran espectros. Aparecían y desaparecían con una velocidad pasmosa. Entes huidizos esperando la llegada, de nuevo, de los alemanes. Ya no se oían las risas de los niños corriendo a nuestro lado. Ni las palmadas afectuosas de los hombres y los abrazos cálidos de las mujeres. Nada. Una frialdad extrema. El cabo Fry echaba de menos aquel cognac. Le habría servido para templar el cuerpo y el ánimo aquella noche. Realmente echaba de menos aquellos días. El carrista apuró la calada y aplastó la colilla contra el blindaje del carro. Fry chasqueó la lengua, se apoyó sobre su fusil y salió, con poco entusiasmo, al exterior. Volvían a ponerse en marcha.
Imagen
Imagen
http://www.aitordelgado.com/
Responder